Educación Financiera: El presupuesto familiar y la interpretación de la información económica

Introducción
La pretensión de este primer artículo no es la de aportar una visión completa de los indicadores económico-financieros, sino simplemente mostrar los elementos básicos que permiten comprender el funcionamiento de una economía. 

Esta tarea es necesaria al objeto de hacerse una idea de cómo las decisiones financieras deberían estar supeditadas, entre otras cosas, al análisis que se deriva de la interpretación de esos indicadores comentados.

A cualquier familia le preocupa, en primer término, cómo evoluciona su situación económica, pero ésta se verá afectada por factores y circunstancias generales: ¿cómo evoluciona la actividad económica?, ¿cuánto crece el PIB?, ¿cuál es la tasa de desempleo? ¿cómo influye el sector público a través de regulaciones, gastos e impuestos? o ¿cómo afecta el tipo de interés en la economía?

Estas y otras cuestiones van a ser objeto de análisis de este primer parte, por eso, la forma en la que se ha diseñado el mismo responde a una lógica deductiva. Esto es, se comienza por los aspectos más lejanos al ciudadano como pueden ser el conocimiento del sistema económico, su funcionamiento, la tipología de operaciones económicas… hasta llegar a los aspectos más cercanos a éste como son la elaboración, el control y la ejecución de un presupuesto familiar.
• El sistema económico: configuración e interrelaciones
La realidad económica está formada por un complejo entramado de “agentes económicos” que se agrupan con arreglo a las principales funciones que desempeñan. En el mismo, continuamente se están tomando decisiones: cuando una persona decide comprar un libro, efectuar un ingreso en una cuenta corriente, llenar el depósito del coche de gasolina… cuando una empresa contrata a un nuevo empleado, compra un equipo informático, atiende un pedido de un cliente… cuando una administración pública construye un hospital, dicta una norma o emite un título de deuda… cuando una fundación organiza una exposición de pintura… cuando una entidad bancaria concede un préstamo hipotecario… cuando una compañía aseguradora paga una indemnización al beneficiario de un seguro… o cuando un turista extranjero contrata los servicios de un hotel.

La maquinaria de la actividad económica no conoce respiro. Son muchos los sujetos que intervienen, a quienes se les suele llamar genéricamente “agentes económicos”, e innumerables los tipos de operaciones que se realizan. Con objeto de disponer de una visión ordenada de esta realidad compleja es conveniente que se establezcan algunos criterios que, de forma sistemática, permitan clasificar las distintas categorías de agentes y de operaciones.

La maquinaria de la actividad económica no conoce respiro. Son muchos los sujetos que intervienen, a quienes se les suele llamar genéricamente “agentes económicos”, e innumerables los tipos de operaciones que se realizan. Con objeto de disponer de una visión ordenada de esta realidad compleja es conveniente que se establezcan algunos criterios que, de forma sistemática, permitan clasificar las distintas categorías de agentes y de operaciones.

En esa búsqueda de simplificación se elaboran modelos, como el flujo circular de la renta, que sirve para explicar de forma muy simplificada el funcionamiento básico de una economía. Una versión del modelo del flujo circular de la renta representa a una economía con sólo los siguientes agentes: las economías domésticas (familias), las empresas, el sector público y la Economía del resto del mundo (Sector exterior)

¿Cómo funciona el circuito económico?
Para comprender su funcionamiento ha de entenderse qué agentes intervienen en el mismo y cuál es la forma que tienen de relacionarse, tal y como se recoge en el esquema.

A continuación se muestran los distintos sectores institucionales agrupados en los tres grandes grupos de “agentes económicos” y las diferentes relaciones (operaciones económicas) que describen la forma en que cada uno de ellos se relaciona con los demás.

Los sectores institucionales se agrupan en:

 A. Las familias

Las economías domésticas son familias o personas que representan las unidades básicas de consumo. Actúan en toda economía de la siguiente manera:
• Acuden al mercado de factores productivos (estos son elementos o recursos que se utilizan para producir bienes y servicios). Las familias ofrecen allí sus recursos y a cambio reciben una remuneración (renta). Por ejemplo: ofrecen su
trabajo y a cambio reciben un salario.

 • Participan en el mercado de bienes y servicios adquiriendo y consumiendo estos al objeto de satisfacer sus necesidades. Los desembolsos de las familias son los ingresos por ventas de las empresas. También en este mercado pueden actuar como “productores” desempeñando una actividad empresarial autónoma.

 B. Las empresas

De forma genérica se consideran que son las unidades básicas de producción y desempeñan un doble papel en toda economía:
• Producen bienes y servicios para satisfacer las necesidades del resto de agentes, vendiéndolos en el mercado de bienes y servicios.
• Contratan trabajo y compran otros factores productivos en el mercado de factores.

 Llegados a este punto, conviene hacer la siguiente distinción:

 • Sociedades no financieras: son aquéllas cuya finalidad es la de producir o distribuir bienes y servicios de carácter no financiero. Es decir, las relacionadas con la agricultura, la ganadería, la pesca, la construcción, la industria o los servicios no financieros. Los bienes y servicios son puestos a la venta a un precio de mercado. Con los ingresos obtenidos, las empresas, además de pagar los bienes y servicios adquiridos a otras empresas, retribuyen a los distintos factores que contribuyen a la producción (esencialmente mediante salarios, intereses por el capital ajeno utilizado, alquileres y beneficios por los capitales propios invertidos). Adicionalmente, han de hacer frente a sus obligaciones impositivas y deben ir apartando unas cantidades en concepto de amortización para reponer los bienes de equipo (maquinaria) utilizados, una vez acabe su vida útil.

 • Entidades financieras: son aquéllas especializadas en la provisión de servicios financieros, tales como la captación de recursos en forma de depósitos, la concesión de créditos, la emisión de tarjetas de crédito, la captación de ahorro del público mediante instrumentos como la participación en fondos de inversión, planes de pensiones, etc.

 • Entidades de seguros: son empresas dedicadas a la cobertura de determinadas situaciones de riesgo a cambio de unos pagos (primas). En caso de producirse las contingencias (sucesos negativos) cubiertas, las empresas de seguro indemnizan a los beneficiarios de los contratos de seguro.

By Edufionet  

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad